Colosio — El Universal

El ex presidente de México dijo que sin lugar a dudas, Luis Donaldo Colosio era un hombre con visión modernizadora

Texto Rogelio Cárdenas Estandía

VER VIDEO

ESCUCHAR AUDIO

Diciembre de 1994. Estalla la más severa crisis económica del siglo pasado. El pasaje histórico conocido como “El error de diciembre” tuvo como personaje al presidente Ernesto Zedillo, quien le atribuyó la responsabilidad a la administración anterior, la de Carlos Salinas de Gortari, y viceversa. El PIB cae 6.7% y para marzo de 1995 se registra una devaluación acumulada de 120%.

– ¿Qué tan frustrante es ver que México, tan reconocido cuando ingresó al GATT (hoy la OMC) y a la OCDE, que firmó un TLC y que mostraba una economía al parecer sólida, perdió todo por la crisis del 94?

La crisis fue en 95. En 94 tuvimos serios problemas: el levantamiento del EZLN, el más dramático de todos, la muerte de Luis Donaldo Colosio, la muerte de Pepe Ruiz Massieu. Pero al mismo tiempo tuvimos una elección presidencial que ha sido hasta ahora la más participativa en la historia de México, y que permitió una transmisión pacífica del poder. Hay hechos que en el balance muestran que el 94 requiere su evaluación en esos términos.

Creo que la reflexión que hay que hacernos es: ¿Por qué teniendo oportunidades con un instrumento como el Tratado de Libre Comercio, como la pertenencia al Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), el ingreso a la OCDE, que eran pasos para forzarnos a ser más eficientes y competitivos, la tasa de crecimiento económico que México tuvo en los siguientes 15 años fue deplorable?

Creo que se debe a que una vez que arranca el TLC hubo una combinación de malas decisiones con decisiones no tomadas. Las malas decisiones son las que provocaron la crisis del 95, y el TLC fue el gran instrumento que le permitió a México salir más rápido de ésta.

¿Pero después qué sucedió? Después, en los siguientes 10 años, la siguiente década, no se tomaron decisiones para elevar la competitividad del país, para mejorar la infraestructura, para abrir la competitividad en telecomunicaciones, para tener un sistema educativo de calidad. No hay instrumento, por bueno que sea, como lo fue el TLCAN o cualquier otro, que pudiera sustituir la ausencia de decisiones o revertir el efecto de malas decisiones.

– ¿Usted qué hubiera hecho después del error de diciembre?

Creo que lo primero que se necesitaba era un diagnóstico adecuado de por qué había sucedido esa crisis. Lo que ha documentado el Senado de la República es que había dos decisiones que se pudieron haber tomado en 95 para enfrentar el problema. Una era, en beneficio de los mexicanos, que el tipo de cambio fuera más atractivo para las exportaciones, pero eso no les convenía a los norteamericanos porque íbamos a tener una ventaja competitiva frente a ellos, y entonces las autoridades de aquel país, según han relatado en sus propias biografías, mandaron a sus representantes aquí e impusieron la otra decisión, el aumento de las tasas de interés, que es la que llevó a la quiebra de los bancos, de las empresas y de las familias.

En fin, pero eso yo creo que les toca a los historiadores dilucidarlo, ya está en proceso de hacerse, han pasado ya dos décadas, es otra de las efemérides de este año: los 20 años del error de diciembre. Ojalá ya sea el tiempo para hacer evaluaciones serenas, objetivas; que sean útiles, sobre todo, no tanto para ver qué se opina del pasado, sino para evitarlas en el futuro.

– ¿Y qué hacer en el futuro?

Creo que, en un hipotético futuro, lo más importante es contar con un equipo competente, hacer una evaluación objetiva de la situación y buscar las soluciones que sean fundamentalmente en beneficio de la mayoría del país.

– El pasado que tuvimos, ¿le lastima?

Pues mejor pregúntele a los mexicanos.

– Pero, ¿se arrepiente usted de eso, de ese México que nos dio a los mexicanos?

El que vino después, el de la crisis que dejó 16 millones de mexicanos en pobreza extrema, medio millón de mexicanos migrando cada año a Estados Unidos, que entrega el sistema de pagos de los mexicanos a los extranjeros [se refiere a la entrada de más bancos extranjeros], yo creo que a todos los mexicanos nos duele. Bueno, a los pocos que se beneficiaron de eso no creo que les preocupe, sino al contrario, se deben sentir muy bien, pero para la inmensa mayoría de los mexicanos es un recuerdo de enorme dolor, que lo puedo suponer.

– ¿Cómo nos hubiera ido con Colosio como presidente?

Sin lugar a dudas, Luis Donaldo era un gran político, un hombre de visión modernizadora y un excelente economista. No hubiéramos tenido error de diciembre con Luis Donaldo Colosio.

VER VIDEO

ESCUCHAR AUDIO

jlr