Colosio — El Universal

El ex presidente de México dijo que en el inicio de 1994 intentaron afectar su gobierno por el proceso reformador de su administración

Texto Rogelio Cárdenas Estandía

VER VIDEO

Carlos Salinas de Gortari habla con firmeza cuando explica que lo sucedido en 1994 fue una respuesta de quienes vieron sus intereses afectados por “el proceso reformador” de su sexenio, que antes se beneficiaban de un sistema cerrado y anquilosado. “Habían apostado a descarrilar las reformas, como no pudieron, entonces promovieron el descarrilamiento del gobierno”, dice mirándome a los ojos, convencido de que su sentencia es una verdad irrefutable.

- Durante los últimos meses de su sexenio hubo dos magnicidios, un movimiento armado, una precrisis. ¿Qué fue lo que pasó?

Lo que vivimos en ese inicio de 94 fue un intento de descarrilamiento del gobierno como respuesta al proceso reformador tan intenso que habíamos llevado a cabo: en la parte económica, pero también en la social con la transformación del artículo 27, la reforma educativa, la reforma de relaciones con las iglesias que rompía un tabú, pues el artículo 130 era el único no tocado de la Constitución en 70 años.

- ¿Afectó intereses?

Sí. Ante todo ello había una resistencia de los grupos que antes se beneficiaban de un sistema tan cerrado y anquilosado, que habían querido descarrilar las reformas y no pudieron, entonces decidieron descarrilar al gobierno, y eso es lo que intentaron en 1994. Pero [logramos] ofrecer paz, diálogo y mantener la circunstancia institucional para llegar, dentro de la inmensa dificultad, dolor y tragedia, a una elección presidencial que ha sido de las menos controvertidas, donde los mexicanos, muchos dicen “es que salieron a votar por temor”, ¡no! Salieron a votar masivamente como un acto de responsabilidad y dijeron “si hay reto, si hay problema, a las urnas vamos todos”, y una transmisión pacífica y constitucional del poder al final del año muestran que quienes estaban en contra del proceso reformador no lograron ni revertir las reformas ni tampoco derribar al gobierno.

- Cuando se da ese intento de descarrilamiento, ¿usted sentía que todo iba perfecto?

¿Usted cree? Cuando se tiene esa responsabilidad nunca se piensa que todo va perfecto, no era mi caso, al contrario…

- Pero íbamos “viento en popa” y todo se cayó de repente.

Pues no se cayó, porque ahí está el Tratado [de Libre Comercio] 20 años después. ¿Qué tal? ¿Cómo ve el Tratado 20 años después? No se cayó. Fue un anticlímax que generó el levantamiento del EZLN, se volvió un anticlímax mediático, y lo que hoy perdura son precisamente los resultados de esa gran reforma, uno más, ese instrumento que es el TLC, y lo que provocó el anticlímax se quedó también. Marcos hizo una autocrítica, [dijo] que en Chiapas, un estado con tanta pobreza, los municipios más pobres son donde tiene vigencia el EZLN.

- ¿Siente que los hechos están relacionados? ¿Son una pieza de dominó que al caer tiró a las demás?

Yo creo que los sucesos del 94 tienen que verse en el contexto del proceso reformador de antes, y de lo complicadas que son las sucesiones presidenciales en México siempre.

VER VIDEO

jlr