Colosio — El Universal

Considera que Carlos Salinas de Gortari fue corresponsable de la crisis de 1994

Por Jorge Ramos

jorge.ramos@eluniversal.com.mx

LEER CARTA

VER VIDEO

Manuel Camacho Solís, senador del PRD, respondió al ex presidente Carlos Salinas de Gortari que padece amnesia y le recordó que en su momento denunció ante él hechos graves de corrupción que no fueron atendidos, como el caso de su hermano Raúl.

Tras la entrevista con EL UNIVERSAL, en la que Salinas de Gortari afirmó que intentaron derribar su gobierno por las reformas que implantó y considerar como “invenciones fantasmagóricas” los dichos de Camacho en torno al alzamiento del EZLN en 1994, el hoy senador arremetió contra Salinas.

“Padece de amnesia, de pérdida parcial de la memoria. Y no es por razones de salud —que serían respetables— sino por una soberbia que desafortunadamente no aprendió a dominar, a pesar de haber sido jefe de Estado y haber vivido situaciones muy dolorosas cuando dejó de serlo. Su soberbia ha terminado por imperar por encima de su habilidad política”, dijo.

En una misiva de respuesta, Camacho enlista los olvidos de Salinas de Gortari o lo que “su mente borró”.

En primer lugar, cita las dificultades de la elección de 1988 y los graves hechos de corrupción que ocurrieron en su gobierno.

Dice que la crisis de 1994, “por mucho que se puedan criticar los errores de diciembre, que los hubo, no se puede ocultar que el alza en las tasas de interés en EU provocó salidas de capital o que el crecimiento desproporcionado de los Tesobonos (obligaciones de corto plazo en dólares) y el hecho de que el nuevo gobierno recibió unas reservas que se habían reducido a la mitad, hacían probable un aterrizaje forzoso. En todo caso, la responsabilidad fue compartida”.

También le hace ver que la reforma política de 1994, preludio de la ciudadanización del IFE, “no fue una decisión por él prevista”.

Le pregunta a Carlos Salinas: “¿Por qué no la hizo antes? ¿Por qué después de 1988 nunca aceptó pactar la transición con Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, quien encabezaba la inconformidad?”.

Le refuta su afirmación sobre la invención de un documento que le entregó en 1994 en torno al alzamiento zapatista, pues incluso fue rubricado por el propio Salinas.

Manuel Camacho Solís dice que la imagen de reformador que trata de rehabilitar, Salinas fue el primero en destruirla.

“Su lectura del 94, la turbulencia como expresión de la lucha de los viejos intereses contra las reformas, de los ‘malos’ de entonces contra el ‘reformador’, no es más que un mensaje con el que busca congraciarse con el presidente Enrique Peña Nieto, a quien advierte: ‘cuidado, a ti —que eres un gran reformador— los malos te querrán derribar’”.

Da la razón en cuanto a que en las elecciones del año 2000, como candidato presidencial del PCD, Camacho Solís obtuvo 1% de los votos, pero le recuerda que él sí puede caminar tranquilo por las calles y defender lo que piensa.

CORRUPCIÓN

“Pensará Carlos Salinas de Gortari que si entonces no le funcionó ser el jefe máximo (callista) para con los siguientes presidentes, ahora le conviene dar la impresión de que él es el jefe;  que, como lo resalta EL UNIVERSAL, es ‘el hombre de poder’.  ¿Lo es?”.

En entrevista, recuerda que en su momento le hizo saber al entonces Presidente de “graves hechos de corrupción” en su gobierno, en particular, de su hermano Raúl; después “todos conocimos” los hechos.

Camacho Solís respondió a los dichos de  Salinas, quien calificó como “invenciones fantasmagóricas” a lo que ha dicho en torno al sexenio salinista y, recientemente, la idea de aniquilación del EZLN, que plasmó en una entrevista con este diario.

Recuerda que eso quedó documentado en los papeles que se robaron de su casa en 1994.

— El ex presidente Carlos Salinas dice que usted ya era un personaje irrelevante en el conflicto armado en Chiapas…

— Si fuera irrelevante no me hubiera dedicado la entrevista…

Dijo que no se ha encontrado nunca cara a cara con Salinas. Tampoco tendría intención de sentarse con él a hablar del pasado. “Lo conozco demasiado bien”.

— ¿Por qué el rencor?

— No sé. Habiendo sido parte de su gabinete, pero en estas situaciones de poder no se puede responder.

LEER CARTA

VER VIDEO

jlr